2.4.09

Una parte de la historia...

El 31 de marzo se convertirá en uno de esos días en que los medios podrán ocupar sus “vacios” de noticias con una efeméride más. Pero antes de caer en lo banal o en los sentimentalismos huecos vale recordar, con su imagen fresca, a un hombre que merecidamente será parte de nuestra historia, Raúl Ricardo Alfonsín.
Como cada vez que la muerte se hace presente parece inútil discutir los errores de la vida que se pierde y aunque sería bueno tampoco resaltar demagógicamente sus aciertos, la figura a la que hoy nos referimos hace casi imposible no tentarse. Por esto voy a procurar ser breve.
Se fue un gran hombre, un ejemplo que desearíamos ver más imitado en nuestra clase política que con humildad, honradez y coherencia trabajó para que sea verdad que “con la democracia se come, con la democracia se educa y con la democracia se cura” y que a lo largo de su vida fue sinónimo de conciliación y persecución de la equidad.
Podríamos acusar que no pudo controlar una difícil situación que atravesó el país después de aquella esperanzadora “primavera”, pero no dejo de pensar que es muy simple la crítica sin contemplar todo el horror que hubo detrás. Apenas unos años antes de que asumiera como presidente Alfonsín miles de argentinos desaparecían sin explicación alguna, sin voz. En virtud de esto es que siempre se relacionará su nombre con el renacimiento del país, con la posibilidad de expresión, con la esperanza de cambio y con la democracia.
Seguramente ya habrá tiempo para un debate (esperemos que sano y constructivo) sobre su trabajo, y si alguno insiste en hacer cuentas ahora sólo basta pensar en el inicio del juicio a las juntas militares, la consecución de la paz con Chile o la impulsión del MERCOSUR, algunos de sus logros más importantes. Raúl puede estar muy tranquilo de que su balance quedará más que positivo.

-------------------------------------------------> Lord_Maxi_Mo

Un pensamiento desprendido: Que bueno es saber que fue homenajeado en vida de manera tan justa… y que bueno sería estar seguro de que no se manchará el hecho sirviendo distinciones a quienes no están a la altura, como nos caracteriza en la historia.

No hay comentarios: